El cazador que se aprecia, lleva potis hasta en la cerveza